Posts Tagged ‘Energía y Petróleo’

Orimulsión: Un desengaño vale más que mil ilusiones

diciembre 15, 2007

Por: Carlos R. Alvarado Grimán

Con el anuncio del Ministerio de Energía y Petróleo (MENPET) de poner fin a la producción de Orimulsión, se le infringe una puñalada artera y certera a nuestras esperanzas de desarrollar esta tecnología y poder suplir energía eléctrica a los pueblos de Venezuela y América Latina de manera segura, barata y limpia.

Según expertos en la materia, la emboscada a la Orimulsión fue orquestada en las oficinas de PDVSA en Londres, desde donde partieron los reportes con cifras y aritméticas engañosas, preparadas por agentes del imperialismo carbonífero; refrendadas por sus cómplices en el MENPET y secundadas por los comerciantes que operan desde la Asamblea Nacional, quienes de un plumazo entre gallos y media noche, borraron toda referencia a los bitúmenes en la reforma de la Ley Orgánica de Hidrocarburos. 

La decisión de acabar con la Orimulsión surge justamente, cuando el servicio eléctrico en todo el país es más caótico y los apagones se repiten por doquier, produciendo perdidas enormes a la economía nacional. Sin embargo, el gobierno lejos de enfrentar la crisis usando la Orimulsión, ha optado por: privilegiar el uso de combustibles más costosos y estimular las actividades carboníferas, las cuales depredan nuestras cuencas hidrográficas; desplazan a los indígenas de sus tierras y los condenan a enfermedades y muerte.

Habida cuenta que según la Constitución Bolivariana , promovemos una “revolución participativa y protagónica”, diferentes sectores preocupados ante la evidente intención del gobierno de eliminar la producción de Orimulsión, solicitamos explicaciones concretas sobre esa infausta decisión , así como la apertura de un amplio debate nacional sobre la materia. No obstante la arrogancia y la socarronería de algunos altos funcionarios del MENPET, junto con los tecnócratas de “la nueva PDVSA”, impidieron aviesamente que tales peticiones fueran atendidas.

En tanto que nuestros sueños para la refundación de la república se desvanecen, en medio del discurso dual del gobierno en temas trascendentales para la nación, solo nos resta expresar parafraseando al Libertador Simón Bolívar que “un desengaño vale más que mil ilusiones”

La Caja Negra

diciembre 15, 2007

Por: Carlos R. Alvarado Grimán

Durante momentos de marchas, paros, huelgas, cacerolazos y conspiraciones, asistimos a diversos eventos, donde expertos en materia petrolera nos hablaron de la “caja negra de PDVSA”.

Aquel ambiente de conflictividad fue propicio para empaparnos del negocio petrolero y comprender como habíamos sido engañados durante años por la meritocracia del petróleo y los politiqueros que medraron a expensas del hambre del pueblo.

Aprendimos sobre el comportamiento del mercado petrolero, fijación de precios, producción, comercialización y sobre nuestro potencial para explotar la Orimulsión, un producto exclusivo desarrollado en Venezuela, que sirve como combustible para plantas generadoras de electricidad.

Propusimos a través de mesas de trabajo, acciones concretas para defender, vigilar y controlar a PDVSA. Por primera vez nos sentimos dueños del petróleo y por ello nos lanzamos a las calles para defenderlo y evitar que los apátridas lo entregaran al imperio.

Superada la crisis y derrotada la conspiración los aires de cambio se desvanecieron; el pueblo, aunque beneficiado por la misiones, fue excluido del proceso de discusión y participación en los problemas que atañen al negocio petrolero; la Orimulsión fue desechada sin explicaciones al soberano; las transnacionales se hicieron de jugosos contratos logrando entre otros, la exclusividad para la explotación de la plataforma Deltana; CITGO continuó siendo un misterio y los dirigentes del PPT acapararon a PDVSA, surgiendo como una suerte de nueva oligarquía petrolera que, como en otrora tampoco rinde cuentas.

Para impulsar la transparencia, combatir el mutismo administrativo y enterrar para siempre las cajas negras en el negocio petrolero se propuso:

(I) Promover un gran programa de debates sobre las concesiones otorgadas al imperio, futuro de la orimulsión, desarrollo endógeno, cooperativismo, estado de las instalaciones de PDVSA y demás temas álgidos, sin exclusiones y con participación de todas las corrientes del pensamiento;

(II) Crear mecanismos dinámicos que permitan al pueblo conocer los planes, políticas energéticas y futuro petrolero del país;

(III) Publicación de los informes que nos permitan conocer la situación real de CITGO, PDVSA y sus filiales;

(IV) incorporación del pueblo para vigilancia y control de los distintos niveles del negocio petrolero.

Las condiciones están dadas para llevar adelante estas propuestas. No existen excusas. ¡Destapemos la caja negra!

¡Detengamos El Horror Carbonífero!

diciembre 14, 2007

Por: Carlos R. Alvarado Grimán publicado el: 26/07/05

En el piedemonte de la Sierra de Perijá las empresas carboneras están perpetrando un ecocidio de proporciones dantescas, afectando las cuencas de los ríos Guasare, Socuy y Cachirí. Exuberantes bosques, flora y fauna están siendo arrasados.

Las poblaciones indígenas Añú, Bari, Japreria, Wayuú, Yukpa y campesinos de la zona que han podido sobrevivir a la neumoconiosis – enfermedad pulmonar mortal originada por el polvillo que se desprende del carbón – están siendo desplazados de sus ambientes naturales con la activa participación de la Fuerza Armada.

Las empresas carboníferas, violan flagrantemente: Convenios internacionales; la Constitución Bolivariana, así como todas las leyes de la República en materia ambiental y derechos humanos. Este inefable crimen paradójicamente se consuma, para saciar la inagotable sed energética de los diariamente vituperados capitales transnacionales e imperialismo yanqui.

Ambientalistas y defensores de los derechos humanos, se han unido a las victimas, para exigirle al gobierno nacional:

(I) La suspensión inmediata de los proyectos de ampliación que afecten zonas sensibles para el ambiente y las etnias que allí están establecidas;

(II) indemnizaciones a las victimas por neumoconiosis, así como para los campesinos y etnias desplazadas de su hábitat;

(III) Intervención de la Fiscalía General de la República, para que investigue los daños ambientales, las responsabilidades civiles y penales de los directivos de Corpozulia y de las empresas carboníferas;

(IV) Promover la sustitución del carbón por la orimulsión que como se sabe, es una fuente de energía limpia, eficiente y menos contaminante para su extracción.

Apoyamos y defendemos el proceso de cambios humanistas y revolucionarios recogidos en el libro azul de las esperanzas y los sueños. Sin embargo es inaceptable que en nombre del “proceso” se atropelle al pueblo, destruyendo su hábitat y formas de vida.

¿Hasta cuando tanta impunidad? ¡Detengamos el horror carbonífero!.

Energía e Integración

diciembre 14, 2007

Por: Carlos R. Alvarado Grimán Publicado el: 09/07/05

Respaldamos sin reservas todas las iniciativas que impulsen y consoliden la integración de los pueblos latinoamericanos y del Caribe. Así lo decreta la Constitución Bolivariana y en consecuencia es obligación del Estado cumplir con este mandato. Venezuela como país energético puede realizar significativos aportes en el área del gas, petróleo y generación de electricidad.

Creemos se están dando pasos significativos y ciertos en este sentido, pero no son suficientes.Expertos petroleros afectos al “Proceso”, sugieren que para alcanzar los objetivos Constitucionales en esta materia es necesario:

(I) El replanteamiento de las políticas de alianzas estratégicas en el área energética, que en la actualidad privilegian al capital imperial;

(II) que nuestras reservas gasíferas no asociadas, estimadas en 2,5% del total de los volúmenes mundiales, sean destinadas en su totalidad al desarrollo de las economías latinoamericanas y Caribeñas;

(III) Paralizar todos los proyectos para la construcción de infraestructuras, cuyos fines sean alimentar economías que nos son ajenas;

(IV) suspender los acuerdos lesivos para la explotación de las patentes, derechos y marcas de la orimulsión;

(V) reactivar BITOR para sembrar a toda América Latina y el Caribe con plantas industriales, que usen la orimulsión como combustible en la generación de energía, con lo cual aparte de ayudar al desarrollo de las economías de la región, posesionará a nuestro país en un inmenso mercado rentable, exclusivo y sin competencia.

Es imperativo conciliar aún más, el discurso integracionistas y antiimperialistas con las acciones y políticas de Estado. Sin integración latino-caribeña y sin fuentes energéticas seguras en el tiempo, no será posible desarrollar nuestra región.

Petróleo Igual Seguridad de Estado

diciembre 14, 2007

Por: Carlos R. Alvarado Grimán

Existe la percepción generalizada en algunos sectores de la población, que las cosas en PDVSA no andan bien e igualmente se teme que a pesar de los ingentes recursos obtenidos por concepto de renta petrolera, los resultados en materia de desarrollo económico y social no llenarán las expectativas de los venezolanos.

De confirmarse estos sentimientos populares, entonces es pertinente recordar que la ineficiencia, el despilfarro y la corrupción fueron los detonantes en el resquebrajamiento del orden institucional y social del país, que dio al traste con la cuarta república y catapultaron la opción política del presidente Chávez.

 La industria y la renta petrolera son problemas de seguridad de Estado, que comprometen nuestra soberanía y libertad. Los eventos sangrientos del caracazo; los alzamientos militares del 92; el golpe de estado del 2001; el paro petrolero del 2002 y las asechanzas del imperio tuvieron y tienen su origen en los planes de la oligarquía nacional y del capital petrolero internacional, para controlar nuestras fuentes energéticas.La materia petrolera es muy importante, para que sea manejada por una sola persona o parcialidad política. Por ello creemos necesario: (I) La Instauración del Consejo de Estado, prevista en la CRBV (Art. 251), para que efectúe recomendaciones sobre: planes y alternativas de desarrollo; diseño de políticas de trascendencia nacional, que coadyuven en la maximización de la gestión pública; política monetaria, petrolera, ambientalista, etc.; (II) Convocar a una Constituyente Petrolera, para discutir temas como: marco jurídico, política y renta petrolera con sus impactos en la seguridad del Estado; petróleo y la geopolítica actual; mecanismos de rendición de cuentas; auditorias técnica-administrativas; futuro de la Orimulsión, etc.

La participación de los venezolanos en los asuntos públicos y en especial del energético, no puede devenir de alguna concesión graciosa dada por los gobernantes. Sobre todo cuando son tópicos que envuelven nuestra seguridad, soberanía y libertad. Petróleo es igual a Seguridad de Estado.