Archive for 5 septiembre 2014

Miedo a la Libertad

septiembre 5, 2014

domingo, enero 20, 2013

Tiempo Vertical
Por: Carlos R. Alvarado Grimán
Fuente: Hispanos Report – Miami
E-mail: tiempovertical2004@hotmail.com
“La libertad significa responsabilidad, por eso, la mayoría de los hombres le tiene tanto miedo” George Bernard Shaw

Los sistemas totalitarios siempre han resultado muy exitosos cortándole a los individuos las alas de la libertad, mediante la instauración de mecanismos de dependencia y de sumisión muy eficientes, de tal manera que el individuo no conciba la posibilidad de subsistir sin el vínculo económico y social establecido con el autócrata de turno. Las llamadas misiones, planes de emergencia, u operativos son parte de los vínculo de dependencia al cual hacemos referencia.

Dijo Octavio Paz que “las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo… del miedo al camino”. En Venezuela la noticia sobre la enfermedad terminal que padece Chávez, ha despertado mucha inquietud e incertidumbre para la masa favorecida por el “estado de bienestar” típico de las sociedades socialistas, el cual por cierto, no está basado en la productividad y el trabajo de sus beneficiarios.

En consecuencia, la muerte de Chávez y la inexistencia de liderazgos nacionales de peso, produciría de inmediato en Venezuela un ambiente de turbulencia y frustración, con derivaciones muy graves en lo social y político, pues ocurriría casualmente en momentos en que los ingresos del país, han sufrido una importante mengua, producto de largos años de desaciertos en políticas económicas signadas por el despilfarro, el populismo y el clientelismo político.

Lo peor que pudiera ocurrirle al pueblo de Venezuela sería sucumbir, como dijo alguna vez Bernardo Conde en un “pesimismo melancólico”. La muerte de Chávez por lo contrario deberá significar un nuevo amanecer y una nueva oportunidad, para intentar desde el actual estado de postración y ruina en que lo lega Chávez, la construcción de una sociedad prospera y civilizada.

No obstante, este camino presenta innumerables obstáculos y dificultades. No se trata justamente de un lecho de rosas. Las recientes elecciones regionales en Venezuela han posicionado en las gobernaciones de los estados, a militares que a la sazón son grandes capos del narcotráfico, mueven ingentes cantidades de drogas hacia los EEE.UU y Europa, cuentan con inmensa cantidad de recursos financieros y además están vinculados a grupos terroristas latinoamericanos e islamistas que usan al territorio venezolano como bases operacionales. Estos elementos estarían listos para actuar concertadamente contra las fuerzas democráticas en caso de ver peligrar sus negocios y sus santuario narcoterrorista.

Albert Einstein indicó que “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Por lo tanto es necesario cambiar estrategias para derrotar al régimen chavista. En lo externo debemos incrementar nuestra presencia internacional con interlocutores válidos para denunciar al régimen y sus actividades criminales. En lo interno, combinar el camino electoral con métodos de lucha de resistencia no violenta. Esto último ha sido muy exitoso para el socavamiento y derrumbe de las tiranías más férreas como en la antigua Yugoslavia, Libia y Egipto.

Debemos inyectar emoción al alicaído liderazgo opositor venezolano y revivir la esperanza del pueblo en su capacidad para labrar con responsabilidad, su propio camino hacia la democracia, dejando atrás el miedo a la LIBERTAD!

Pájaro Enjaulado: Sobre la tumba de nuestros sueños

septiembre 5, 2014

lunes, enero 14, 2013

Tiempo Vertical                           

Por: Carlos R. Alvarado Grimán
Fuente: Hispanos Report – Miami

“Sin democracia la libertad es una quimera.”  Octavio Paz

Libertad y democracia son dos elementos sustantivos e indisolubles en  la ecuación que permite al  individuo en sociedad forjar su felicidad plena.  El capitalismo por su parte como sistema económico permite el desarrollo del potencial humano, para alcanzar sueños transformadores de las propias realidades y del mundo circundante.

Hoy por hoy  conocemos el desastre que ha significado el socialismo  para los pueblos que lo han sufrido. Ninguna sociedad progresa y se desarrolla con organismos centralizadores y coordinadores de todas las actividades que rigen la vida del ser humano, porque tales mecanismos castran la iniciativa y la capacidad de crear y desarrollar ideas en los hombres. Nicaragua, Bolivia, Ecuador y Venezuela   son ejemplos de la estupidez humana empeñada  siempre en chocar contra la misma piedra, con la cual chocaron países como la URSS, China y Cuba.

Los embates contra la propiedad privada siempre han sido objetivos fundamentales de los regímenes socialistas. Equivale a cortar las alas y enjaular  el espíritu de los hombres, para esclavizarlos. Uno de los padres fundamentales de la democracia John Locke señaló muy acertadamente que: “privar a alguien de su propiedad, equivale a arrebatarle su libertad”

La libertad, la democracia y el capitalismo han sido invencibles en el mundo porque en esencia estos valores sintetizan el sentido de pertenencia de cada individuo y su afán para alcanzar metas materiales y tangibles que contribuyan al bienestar de sus familias y la sociedad donde se desenvuelven. El socialismo por el contrario actúa en contra natura coartando las iniciativas y el deseo de progresar de los individuos.

La lucha de los pueblos latinoamericanos por alcanzar sociedades más justas no pueden ni deben fundarse en la injusticia igualitarista sino en incentivar el genio, la creatividad y el sentido del progreso. El populismo socialista del siglo XXI como veneno social conspira contra esto mediante el uso de la dadiva, el mendrugo y de políticas asistencialistas para arrancarle la libertad a sus pueblos, pero afortunadamente están fracasando. Gran parte de los ciudadanos latinoamericanos concuerdan con otro grande de la democracia como lo fue Benjamín Franklin, al sentenciar que   “Quienes son capaces de renunciar a la libertad esencial a cambio de una pequeña seguridad temporal no merecen libertad ni seguridad”

El pueblo latinoamericano es en esencia libertario y luchará contra intentos de regímenes de derecha o de izquierda que  traten de arrebatarles sus libertades y sus derechos a vivir en democracia y alcanzar sus metas materiales y espirituales. Parafraseando a Maya Angelou: Los Latinoamericanos no serán pájaros enjaulados que permanecerán quietos sobre la tumba de sus  sueños!

Dobles Raseros Internacionales

septiembre 5, 2014

lunes, enero 07, 2013

Tiempo Vertical
Por: Carlos R. Alvarado Grimán
Fuente: Hispanos Report -Miami
Mail: tiempovertical2004@hotmail.com


Las leyes son semejantes a las telas de araña; detienen a lo débil y ligero y son deshechas por lo fuerte y poderoso.”  Solón de Atenas
Para que  los ciudadanos de un país sean libres y gocen de los beneficios de la democracia no basta lo que digan sus constituciones, se necesitan ciudadanos íntegros que las hagan respetar.
Las constituciones son contratos o acuerdos que suscriben los individuos,  en los cuales se  recogen los principios y mecanismos de organización para un Estado, incluyendo derechos,  deberes y procedimientos.
No obstante, en  Latinoamérica ocurre como  en el Leviatán de Thomas  Hobbes,  pues los ciudadanos están sometido contractualmente a las leyes, pero  los gobernantes no se obligan a respetarlas y no se sienten con obligación alguna hacia sus ciudadanos.
Como una epidemia, en la mayoría de los países latinoamericanos se han elaborado constituciones que responden a los intereses de los mandatarios de turno, quienes con malsanas intenciones, únicamente buscan colmar sus aberrantes apetencias de poder y riquezas.
Las rupturas y violaciones constantes de las normas suscritas entre gobernantes y ciudadanos, ha conducido a los países latinoamericanos a vivir en sociedades jurídicamente inseguras, permitiendo  violaciones  a valores y principios fundamentales como el derecho a la vida y el de la propiedad privada, arrojando a las sociedades a una especie de guerra de todos contra todos.
Los neo totalitarios  del eje de los países del Alba por ejemplo, están presididos por  hombres ambiciosos con discursos carismáticos que han logrado mediante lemas populistas y demagógicos alcanzar el poder, luego, han modificado o hecho nuevas constituciones para reelegirse eternamente, llevando a sus países  a las horas más funestas para la libertad y la democracia.
En nuestros tiempos se creyó que la instauración de organismos internacionales sólidos podrían constituir garantías para el respeto de las democracias en el ámbito latinoamericano, pero las normas y acuerdos han sido aplicados a países vulnerables, pero los poderosos han podido con total impunidad violar derechos humanos, traficar narcóticos y promover terrorismo con toda impunidad.

En Venezuela en los actuales momentos debido a la enfermedad terminal de Hugo Chávez, las  mafias enquistadas en el alto gobierno están conduciendo a los venezolanos a una desgracia de dimensiones inconmensurables que debe ser atendida a tiempo y con gran efectividad por los organismos internacionales.

La OEA, Unasur y Mercosur entre otros, deben aunar esfuerzos contundentes  que obliguen al  gobierno de Venezuela a respetar su constitución, gestionando una transición pacífica y democrática.

Venezuela presenta unas condiciones particularmente peligrosas  ya que como sabemos los poderes del Estado han sido completamente conculcado por una cúpula mafiosa, que amenaza con derramamiento de sangre a la oposición.

Una medida saludable sería la instauración temporal de una junta cívico-militar que restituya el orden constitucional y los derechos democráticos en ese país.
Los Latinoamericanos aspiramos que las normas nacionales e internacionales no sean usadas selectivamente como ocurrió en el caso de Honduras en la crisis con Zelaya y con Paraguay por la destitución de Lugo.
La iniquidad en las aplicaciones de las normas internacionales deben cesar, evitando que exclusivamente se empleen contra países débiles y pobres y evitando que persistan los dobles raseros.

Socialismo del Siglo XXI: Un Esquema Piramidal

septiembre 5, 2014

miércoles, diciembre 19, 2012

Tiempo Vertical 

Por: Carlos R. Alvarado Grimán
Fuente: Hispanos Report Miami

“Cuando la estafa es enorme ya toma un nombre decente.” Ramón Pérez de Ayala

El Socialismo del Siglo XXI es sin lugar a dudas una de las estafas más grande conocida en la historia latinoamericana. Cubierta con léxico socialista y “lucha antiimperialista”, los jerarcas del bodrio bolivariano lograron cautivar a la izquierda incauta mundial y la pusieron a sus servicios, mientras éstos se enriquecen, viajan por el mundo, mostrando sin pudor todo el dinero obtenido en sus andanzas criminales.

Da lo mismo Nicaragua, Bolivia, Ecuador, Cuba o Venezuela el esquema criminal se repite al calco. Este consiste básicamente en ofrecer esperanzas a la masa para que esta produzca beneficios políticos y económicos a los promotores originales del socialismo del siglo XXI y opera con los mismos principios que los llamados sistemas piramidales, Ponzi, círculos de la plata o células de la abundancia. Lo cierto es que la masa enceguecida queda atrapada en este esquema, soñando que en algún momento lograrán alcanzar la cúspide de sus sueños, pero ese desiderátum jamás se conquista, pues sólo sirve para apuntalar al liderazgo mafioso.

Las listas de soñadores inscritos en los programas sociales, anhelando: casas, empleos, seguridad social, servicios médicos de excelencia o el carrito para trabajar en la plaza como taxista, crece y crece, pero las promesas y las expectativas derivan en ilusiones quiméricas que los estafadores del siglo XXI se encargan infinitamente de alimentar. Ese futuro pleno de oportunidades nunca se concreta. En la antigua URSS esperaron 70 años y en Cuba 54. En los países del ALBA rondan o superan la década. Como la historia ha demostrado, primará la verdad en forma de dolor, serán millones de vidas frustradas, ilusiones tronchadas. Es la historia la que al final despertará a los pueblos con una gran bofetada, pero para nuestra generación serán tiempos perdidos, oportunidades que quizá nunca volverán, al menos no como en Venezuela, en forma de maná petrolero caído del cielo.

La economía en los país que acogieron el sistema propuesto por el socialismo del siglo XXI, se encuentran paralizadas, nadie en su sano juicio, arriesgaría su patrimonio, cuando está consciente sobre la inseguridad jurídica a la quedarían expuestas sus inversiones. Las oportunidades de progreso y de crecimiento personal son cada día más precarias. El problema es que en el esquema del fraude socialista, el esfuerzo personal, el mérito profesional y el trabajo quedan subordinados a la mendicidad, obediencia prebendaria y servilismo que encanta a los jefes de las mafias que controlan el poder.

Las sociedades caídas bajo el influjo bolivariano están prácticamente atrapadas e incapacitadas para reaccionar individualmente. El esfuerzo colectivo permitirá romper el actual esquema. Despertar y rebelarse debe ser la consigna, los pueblos deben hacerse cargo de su propio futuro y destino, desechando las falsas ilusiones.

Los estafadores usan muchos trucos para adulterar la realidad y pescar ingenuos. Ellos saben manejar expectativas y esperanzas para engañar. Un pueblo alerta y consciente jamás será presa fácil de estos estafadores del siglo XXI y su esquema piramidal.