Chávez El otoño del patriarca

Por: Carlos R. Alvarado Grimán

En Venezuela nos aproximamos a un nuevo proceso electoral, el cual al igual que los  anteriores, estará signado por el usó y abusó de todas las  prerrogativas  que otorga encabezar uno de los regímenes más corruptos del mundo.

El ventajismo es  total, el peculado de uso de bienes y recursos del Estado supera lo imaginable. El llamado Ministerio de Elecciones (CNE) continuará permitiendo que se violen  las pocas garantías con que cuenta  la oposición, para brindar contiendas parejas.

Los recursos financieros derivados de la renta petrolera y el narcotráfico sirven, nuevamente,  para torcer y comprar las voluntades de los más humildes, indefensos  e inocentes.  Además vuelven a activarse todos los mecanismos fraudulentos de todo tipo,  contando para esto con el soporte de especialistas cubanos, venezolanos y de otras nacionalidades que vulneran la data del CNE para ponerla al servicio de los soto-capos chavistas y su maquinaria partidista. Los resultados del próximo 16D están cantados y contribuirá, la apatía de los electores opositores derivada de la desilusión hacia sus líderes: El pueblo les pasará factura debido a la inconsecuencia y pusilanimidad mostrada en el pasado proceso del 7O.

No obstante, para el Patriarca serán inútiles  todas estas acciones ilegales y criminales que intentan perpetuarlo en el poder, pues pronto deberá rendir cuentas ante el CREADOR SUPREMO. El cáncer silencioso pero sostenidamente, avanza vulnerando su precaria salud, los tumores continúan su indetenible crecimiento y expansión  y los medicamentos paliativos irán perdiendo poco a poco sus efectos.  Las apariciones del patriarca serán cada día mínimas hasta que finalmente desaparezca de la faz de la tierra, para bien del pueblo venezolano.

El Tte. coronel dejará a Venezuela como tierra arrasada, los herederos del desasirte del socialismo del siglo XXI, deberán enfrentar una de las crisis económicas más terribles que se haya conocido en nuestro país, el cual  ha sido hipotecado, saqueado y virtualmente destruido.  Cómo en la novela de Gabriel García Márquez El Otoño del  Patriarca,  la situación de endeudamiento es tal, que les obligaría a  vender hasta el mar a los  especuladores chinos y  rusos .

El patriarca para conservar el poder, le hizo la vida miserable a millones de venezolanos, emprendió  persecuciones  despiadadas contra opositores y humilló a los más necesitados, tratándolos como perros callejeros y alimentándolos a fuerza de mendrugos, dadivas y limosnas.

El Patriarca dilapidó todos los recursos generados por el negocio petrolero y se negó  a pensar  sobre lo que sobrevendría luego de su nefasto paso por el poder. Este irresponsable mató las esperanzas de los más humildes, quizá la última oportunidad que tenían para abandonar la pobreza. Diría García Márquez:   pobre del pobre porque el día en que la mierda tenga algún valor estos nacerán sin culo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: