Vomitados por Dios y en el Ante-infierno

Tiempo VerticalFuente: Hispanos Report – MiamiPor: Carlos R. Alvarado Grimán

 

A los tímidos y a los indecisos todo les resulta imposible, porque así se lo parece” Walter Scott

En Venezuela como en los llamados países del Alba, hemos sido azotados por un nuevo tipo de dictadura, basada en el populismo extremista, matizado con lenguaje izquierdoso y en consuetudinarios procesos electorales inicuos, tramposos y ventajistas, que han permitido la perpetuidad de esos regímenes, devenidos en verdaderas mafias criminales.

Como dice el refrán: “Las desgracias nunca vienen solas” A lo largo de esta tragedia latinoamericana, han surgido grupos, que eventualmente pudieran inclinar la balanza hacia la sociedad democrática, libertaria, honesta y responsable, pero mantienen actitudes de indiferencia y en muchos casos de pusilanimidad, que permiten que estos regímenes perversos permanezcan en el poder y en el tiempo.

Quienes enfrentamos a estos regímenes, muchas veces hemos tenido que hacerlo en la soledad y aunque no pretendemos presentarnos como mártires, esta lucha contra el mal, a muchos nos ha acarreado vivir limitados, segregados, despojados de nuestros bienes, perseguidos, presos o en el exilio.

Revisando algunos libros que han trascendido en el tiempo comenzando por la Biblia en Apocalipsis, para ésta gente que no asume sus responsabilidades y se mantienen en la más absoluta indefinición, Dios les ha reservado los peores castigos. Conocido es este versículo que reza: “Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”.

En la gran obra de Dante Alighieri La Divina Comedia se habla del ante-infierno, el reino humeante desde donde comienza la oscuridad y donde unos gritos terroríficos emergen desde la negrura, pues allí mismo son lanzados al olvido los eternos indecisos, aquellos que a lo largo de sus vidas no fueron ni bondadosos ni malvados, jamás sostuvieron posiciones, eran veletas, vidas sin sentido y sin compromisos.

Vivir en democracia no es un regalo de la casualidad, para esto nuestros antepasados pagaron con sangre, sudor y lágrimas, el privilegio de ser libres, para desarrollarnos como individuos y explotar nuestras propias habilidades, conocimiento y virtudes.

Entendamos de una vez que no es posible la democracia sin determinación, lo contrario es someternos a una especie de esclavitud voluntaria y exponernos a ser vomitado por Dios o ser condenados al eterno ante-infierno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: