Narco-Estado Bolivariano

Por: Carlos R. Alvarado Grimán
Correo:
aserne2009@gmail.com

El mundo despierta de su candidez respecto a la naturaleza del régimen narco-comunifacho, que intenta instaurar el Tte. Coronel en Venezuela.

Informes de reputados organismo internacionales, dan cuenta de las intimas relaciones entre el grupo narcoterrorista de las FARC y el Tte. Coronel, cimentadas como resulta obvio, en el tráfico de drogas y armas de todo calibre, incluyendo armamento altamente tecnificados, como los AT4 venezolanos, recientemente capturados por las Fuerzas Armadas de Colombia en un campamento de las FARC.

Venezuela va en camino de su anatema. Fracasados los planes para la siembra petrolera, el chavismo estaría sembrando de aeródromos clandestinos y rutas seguras o caminos verdes al país, para facilitar el transporte de sustancias psicotrópicas y estupefacientes hacia Norteamérica y Europa. La entrega de los puertos y aeropuertos a las mafias castristas al parecer, es parte de este plan macabro chavista. Como bien es sabido, quien controla las rutas, controla el negocio y se lleva la mejor parte. Este pedazo vital de las operaciones, supuestamente, ha sido asumido por el Estado narco-comunifacho del Tte. Coronel.

Estamos lamentablemente, siguiendo el triste ejemplo de Guinea Bissau, uno de los países más pobres del África, donde los poderosos carteles de las drogas, tomaron el control de las instituciones para destruirlas y hoy por hoy, yace en completa anarquía y en una virtual guerra civil.

El caso es que para el Tte. Coronel, “El fin justifica los medios”. El narcotráfico es un medio perfectamente efectivo para obtener ambos: recursos para exportar su opiácea revolución y; al unísono lograr la destrucción del “capitalismo salvaje” mediante el socavamiento de sus instituciones y de su juventud. Esta última más vulnerable al uso de las drogas.

Lamentablemente, la comunidad internacional aún no está dando los pasos concretos, firmes y urgentes, para coadyuvarnos a extirpar el tumor cancerígeno principal, que yace en Miraflores, antes que termine con la destrucción de lo que resta de nuestra institucionalidad y se profundice la metástasis, hacia otras democracias de nuestro hemisferio.

Los venezolanos decentes, internamente debemos demostrar que nos estamos ocupando del tema y solicitar la ayuda necesaria para enfrentar este narco-drama venezolano. No esperemos que el orden nos sea impuesto desde el exterior, lo cual produciría efectos impredecibles para el país, dado el alto grado de peligrosidad que se deriva del poder militar alcanzado por la pretoriana Fuerza Armada Bolivariana.

El tiempo para accionar es ahora, alertemos al país sobre este peligro que nos acecha, evitemos la consolidación del engendro comunifacho y del narco-estado bolivariano.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: