Consejo Situacional y de Transición

Por: Carlos R. Alvarado Grimán

caracazo_3

La población esta expectante y ansiosa. Se respira en el ambiente un aire pre-insurreccional. Las condiciones objetivas están dadas para la ocurrencia de una gran conmoción social. La crisis política es profunda; el aparato productivo nacional colapsa; el desorden administrativo es total; las instituciones democráticas mueren moralmente; el pueblo ve comprometido su futuro; y un sentimiento de frustración corroe la médula social. Todo este marco presagia el principio del fin de esta farsa revolución. No se sabe donde saltará la chispa que encienda la pradera, pero el pasto seco esparcido a lo largo del país está servido y propicio para el desencadenamiento de las acciones sociales.

Esta coyuntura, agravada por la siembra de odios, rememora las condiciones previas al febrero de 1989, podría tomar por sorpresa a la dirigencia opositora que no ha sabido interpretar el actual momento político. Sin embargo, estamos a tiempo para rectificar. Estimamos como impostergable que personalidades destacadas de la vida democrática, conjuntamente con la iglesia, academias, sectores estudiantiles, gremios, sindicatos, ONGs, organizaciones sociales y partidos políticos en general, convoquen a un “Consejo Situacional” que asuma la vocería de la oposición, organice las acciones políticas y prepare las condiciones para un periodo de transición democrática. Es imprescindible acabar de una vez por todas con los discursos dispersos en ideas y compulsos al discurso del Duce caribeño. Basta de caer en trampas, embestir trapos rojos o pisar peines políticos distraccionistas.

Contrariamente a lo propagado por los aparatos propagandísticos del chavismo, en Venezuela existen fuerzas morales incuestionables y valores intelectuales de primer orden, capaces de sacar al país adelante. La iglesia venezolana por ejemplo, ha sido un bastión moral al cual éste régimen fascista no ha podido quebrar ni arrodillar. Sugerimos que sea esta Iglesia católica valiente, la que asuma el liderazgo en esta aciaga hora para los venezolanos, emulando las gestas antifascistas de sus antecesores.

El liderazgo partidista, debe subordinar sus intereses y ambiciones personales o grupales para integrarse a éste Consejo Situacional propuesto. Únicamente un gran consenso garantizará el retorno a la democracia sin grandes traumas o sufrimientos. El tiempo para actuar es ahora. Evitemos que la sangre llegue al río.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: