La Historia No Perdona

Por: Carlos R. Alvarado Grimán

Los Estados totalitarios son terrenos fértiles para el florecimiento de las miserias humanas. Los aduladores pululan por doquier y suelen rendir sus “plumas” al servicio del poder, cohonestando la barbarie de sus amos. La historia esta repleta de personajes que vendieron sus dignidades a cambio de prebendas, favores económicos y ventajas para si mismos, sus familias y círculos de amistades.

En Venezuela ya existe una red de informantes en todos los niveles de la sociedad. Pero también existen articulistas, comunicadores e intelectuales, que se dedican de manera sistemática a la satanización de los actos y posturas de los elementos de la oposición, para criminalizarlos y así justificar las acciones arbitrarias del Estado fascista.

Recientemente una jauría de estos personajes oscuros arremetió contra el periodista Rafael Poleo, quien con base a un análisis metodológicamente racional hizo un paralelismo en la vida política de dos fascistas: el “Duce” Mussolini y el “caudillo” venezolano, extrapolando el final de este último con base a las similitudes en sus accionares políticos.

El paralelismo realizado por este periodista fue muy válido. Ambas vidas han seguido un curso político coincidente como: La ruptura con la izquierda socialista, para pactar con el capital financiero y reaccionario; imposición de una serie de símbolos, para fusionar gobierno y Estado en un todo; militarización de la sociedad y la conformación de grupos de choques debidamente uniformados; instauración de una ideología difusa y contradictoria, mezcla de mitología nacional, sincretismos religiosos, filosóficos y políticos sin ningún tipo de coherencia; exacerbación del nacionalismo para volcarlo contra supuestos enemigos externos; envenenamiento de las mentes de niños y adolescentes con sus arengas, incitaciones al odio y la violencia; pulverización de los sindicatos y de las organizaciones políticas y sociales..

Apoyando la tesis del periodista mancillado, y parafraseando a Albert Einstein diríamos que: “Si buscas un final distinto, no hagas lo mismo que los sátrapas del pasado”: La historia no perdona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: