Chávez: El Pequeño Saltamontes

Por: Carlos R. Alvarado Grimán

Las políticas populistas aplicadas por esta absurda revolución, están destruyendo la actividad agrícola en Venezuela. Los anaqueles vacíos en mercados y supermercados son la verdadera vitrina del estruendoso fracaso chavista. Las condiciones bajo las cuales los agricultores deben desarrollar sus actividades son inhóspitas, toda vez que además de enfrentar los inmensos sacrificios e incertidumbres propios del campo, deben lidiar con los irracionales controles de precios, condicionamientos leoninos para los otorgamientos de los créditos agrícolas, incrementos en los costos de producción, las desleales políticas de importaciones y las asechanzas de los bandoleros bolivarianos e irregulares colombianos.

El estoicismo de los agricultores parece no tener límites. La crisis agrícola no toca fondo, porque en materia de crisis el fondo puede resultar infinito. Los políticos no aprendieron nada de la experiencia de la Venezuela Saudita. Lejos de sembrar el petróleo están enterrando una oportunidad dorada para abandonar la dependencia rentista y las consecuencias las sufriremos más temprano que tarde. El gobierno insiste en proyectarse como la parte negativa de la fábula de la hormiga y el saltamontes, ha decidido no trabajar para el futuro y entorpecer a quienes así lo hacen. Lejos parece la senda que nos conduzca hacia un nuevo amanecer pleno de seguridad y felicidad, en el cual veamos crecer los frutos de la tierra al abrigo de las manos endurecidas del labriego y el expandir de inmensas extensiones de sembradíos, rutilantes de colores de los variados frutos, para mitigar el hambre de los pobres.

Lo cierto es que desde la anunciada política agrícola del “gran salto adelante” en el año 2005, este saltamontes que nos gobierna con sus ruidos estridentes y políticas depredadoras, ha arruinado la actividad agrícola nacional y nos ha hecho más dependientes del exterior. Por esto, no deja de angustiarnos cuando nos hablan de grandes saltos, porque en el pasado todos han sido al vacío. Como diría Gerald Brenan “Cuando un saltamontes concentra sus energías para saltar, no sabe donde aterrizará.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: