La Revolución Corroída

Por: Carlos R. Alvarado Grimán
Nuevo Herald

La corrupción corroe las entrañas de la revolución. El presidente Chávez la condena, pero no la combate. Funcionarios, parientes y allegados han devenido financistas, banqueros, industriales, hacendados y propietarios de caballos pura sangre. Todo bajo la mirada indiferente o concertada de la Contraloría, la Fiscalía, los tribunales y la Asamblea Nacional.

La permisividad con la corrupción tendría su ”justificación” en la necesidad de construir una nueva oligarquía revolucionaria que sustente el nuevo modelo político y competir con la oligarquía tradicional.

La corrupción es un mal que sólo una sólida convicción moral e ideológica son capaces de apaciguar. El país tiene que decretarle la muerte al Estado corrupto, para darle vida al nuevo Estado bolivariano, revolucionario y socialista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: