La Caja Negra

Por: Carlos R. Alvarado Grimán

Durante momentos de marchas, paros, huelgas, cacerolazos y conspiraciones, asistimos a diversos eventos, donde expertos en materia petrolera nos hablaron de la “caja negra de PDVSA”.

Aquel ambiente de conflictividad fue propicio para empaparnos del negocio petrolero y comprender como habíamos sido engañados durante años por la meritocracia del petróleo y los politiqueros que medraron a expensas del hambre del pueblo.

Aprendimos sobre el comportamiento del mercado petrolero, fijación de precios, producción, comercialización y sobre nuestro potencial para explotar la Orimulsión, un producto exclusivo desarrollado en Venezuela, que sirve como combustible para plantas generadoras de electricidad.

Propusimos a través de mesas de trabajo, acciones concretas para defender, vigilar y controlar a PDVSA. Por primera vez nos sentimos dueños del petróleo y por ello nos lanzamos a las calles para defenderlo y evitar que los apátridas lo entregaran al imperio.

Superada la crisis y derrotada la conspiración los aires de cambio se desvanecieron; el pueblo, aunque beneficiado por la misiones, fue excluido del proceso de discusión y participación en los problemas que atañen al negocio petrolero; la Orimulsión fue desechada sin explicaciones al soberano; las transnacionales se hicieron de jugosos contratos logrando entre otros, la exclusividad para la explotación de la plataforma Deltana; CITGO continuó siendo un misterio y los dirigentes del PPT acapararon a PDVSA, surgiendo como una suerte de nueva oligarquía petrolera que, como en otrora tampoco rinde cuentas.

Para impulsar la transparencia, combatir el mutismo administrativo y enterrar para siempre las cajas negras en el negocio petrolero se propuso:

(I) Promover un gran programa de debates sobre las concesiones otorgadas al imperio, futuro de la orimulsión, desarrollo endógeno, cooperativismo, estado de las instalaciones de PDVSA y demás temas álgidos, sin exclusiones y con participación de todas las corrientes del pensamiento;

(II) Crear mecanismos dinámicos que permitan al pueblo conocer los planes, políticas energéticas y futuro petrolero del país;

(III) Publicación de los informes que nos permitan conocer la situación real de CITGO, PDVSA y sus filiales;

(IV) incorporación del pueblo para vigilancia y control de los distintos niveles del negocio petrolero.

Las condiciones están dadas para llevar adelante estas propuestas. No existen excusas. ¡Destapemos la caja negra!

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: