Esclavitud Laboral

Por: Carlos R. Alvarado Grimán

Publicado: 25/10/07

En Venezuela se esta conformando y consolidando un sistema aberrante de capitalismo de Estado y por consiguiente un Estado patronal, que disfrazado de socialismo y utilizando los recursos de la renta petrolera, pretende destruir al movimiento obrero, para esclavizar a los trabajadores venezolanos.

Este gobierno, ha sido sin dudas, una de las administraciones más anti proletaria de nuestra historia contemporánea. Transcurridos nueve años de gobierno “socialista”, los trabajadores no cuentan con un sistema de seguridad social decente; los salarios son de hambre; las prestaciones sociales continúan confiscadas, las discusiones de los contratos colectivos han sido trucadas o pospuestas a perpetuidad. Además, se ha logrado diezmar la capacidad combativa de los sindicatos, mediante la represión policial, la descalificación y el terror.

La destrucción del movimiento obrero persigue facilitar al gobierno: la apropiación de la fuerza de trabajo y de la plusvalía generada por los trabajadores tanto urbanos como rurales; la organización arbitraria de los trabajadores por actividades productivas dentro de las anunciadas comunas y empresas sociales; el monopolio para la comercialización de los bienes y servicios producidos por los trabajadores; el establecimiento del trueque y de la moneda comunal para regular las relaciones del Estado patronal con los trabajadores, con lo cual éstos quedarían condenados a la esclavitud total; a vivir con salarios en niveles de subsistencia menesterosa y a una cartilla de racionamiento.

La esclavización de la fuerza de trabajo, abrirá las puertas a la perpetuación en el poder de la actual casta militarista burguesa, con el “Narciso Maligno” a la cabeza. Este sistema sin embargo, no será sostenible en el tiempo, sin el establecimiento de un régimen de terror y de persecuciones, similar a los implantados en la otrora URSS o como los que aún persisten en China, Cuba y Corea del Norte.

Las bases de este régimen oprobioso, ya están lanzadas en la reforma constitucional. La insurrección popular, en las actuales circunstancias, es un deber y un derecho, además el único camino que tienen los trabajadores, para frenar la instauración, en la patria de Bolívar, de este modelo de esclavitud laboral.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: